10 may. 2018 ~ ~ Etiquetas:

Arqueólogos alemanes piden autorización para una nueva investigación en el enclave calcolítico de Valencina

Prevén acometer una nueva campaña de sondeos geomagnéticos y excavaciones durante septiembre y octubre de este año.
10/05/2018. La Vanguardia.

El equipo conformado por los arqueólogos alemanes Thomas X. Schuhmacher, Frank Falkenstein y Thomas Link, y Alfredo Mederos por la Universidad Autónoma de Madrid, protagonistas de varias investigaciones relacionadas con el asentamiento de la Edad del Cobre que descansa en Valencina de la Concepción (Sevilla), ha solicitado autorización para acometer una nueva campaña de investigaciones en dicho enclave, en los meses de septiembre y octubre de este año.

Según ha informado a Europa Press el doctor en Prehistoria Alfredo Mederos, esta solicitud cursada ante la Junta de Andalucía, que ostenta las competencias relativas a la protección del patrimonio histórico, está destinada a profundizar en las investigaciones promovidas en los últimos tiempos por estos arqueólogos, con relación al asentamiento calcolítico del entorno de Valencina de la Concepción y Castilleja de Guzmán.

Y es que entre agosto y septiembre de 2014, estos arqueólogos encabezaron una amplía campaña de investigaciones en los cerros de La Cabeza y del Mármol de Valencina, en el sector norte del perímetro atribuido al antiguo asentamiento calcolítico, acometiendo prospecciones geomagnéticas, una recogida de materiales "en superficie" y "perforaciones manuales" en el terreno.

Aquella prolija campaña de investigaciones supuso el hallazgo de 3.212 fragmentos de cerámica "a mano" y 750 fragmentos de cerámica "a torno", pertenecientes en su mayoría a "vasijas calcolíticas de diferentes tipologías", siendo también descubiertos 56 artefactos de sílex, once fragmentos de molino de diferentes materiales, dos recipientes de piedra y fragmentos de malaquita, entre otros vestigios del antiguo asentamiento calcolítico.

LAS ZANJAS DESCUBIERTAS

Además, la investigación se saldó con el descubrimiento de al menos ocho fosos o zanjas correspondientes a la evolución temporal y diferenciada del antiguo asentamiento prehistórico. Este hallazgo habría centrado especialmente el interés de los investigadores, según exponía en su momento el arqueólogo municipal de Valencina, Manuel Vargas, porque el hallazgo fragmentos de cerámica o restos de antiguos utensilios no supone ninguna sorpresa en el entorno de Valencina, mientras en torno a las citadas zanjas median diversas interrogantes.

Y es que en aquellos momentos, los investigadores meditaban si tales zanjas fueron excavadas con una finalidad "defensiva" o quizá como parte de un complejo sistema de drenaje de agua.

Desde entonces hasta ahora, la labor de este equipo de arqueólogos no se ha detenido, pues allá por el pasado mes de septiembre de 2017 habría sido acometida una nueva campaña de investigaciones. No obstante, Alfredo Mederos ha precisado que tales actuaciones, centradas de nuevo en el sector norte del entorno correspondiente al antiguo asentamiento calcolítico y con incidencia en las citadas zanjas, tuvieron un carácter más reducido.

De cara a este año, según Alfredo Mederos, este equipo de investigadores ha solicitado autorización a la Junta de Andalucía, para acometer una nueva campaña de sondeos geomagnéticos y excavaciones arqueológicas en esta misma zona, durante los meses de septiembre y octubre.

EL ASENTAMIENTO PREHISTÓRICO DE VALENCINA Y GUZMÁN

Todo ello, para seguir avanzando en el conocimiento del legado patrimonial que descansa en las 780 hectáreas de los términos municipales de Valencina y Castilleja de Guzmán protegidas como zona arqueológica, a cuenta de sus múltiples vestigios históricos. La mayoría de tales restos arqueológicos pertenecen a la Edad del Cobre, con los dólmenes de La Pastora, Matarrubilla y Montelirio como máximos exponentes.

En ese sentido, un estudio publicado recientemente en la revista científica Journal of World Prehistory y recogido por Europa Press exponía que con una extensión calculada de unas 450 hectáreas, el asentamiento calcolítico de Valencina y Castilleja de Guzmán "es de lejos el mayor asentamiento de la Edad del Cobre" en toda la Península Ibérica y "posiblemente uno de los mayores de Europa occidental en la Prehistoria tardía".

Dicho estudio, por cierto, planteaba la tesis de que este asentamiento humano habría tenido una función "ritual" o ceremonial y no urbana. Según la mencionada investigación científica, el asentamiento calcolítico de Valencina habría sido un lugar de reunión, "demostraciones competitivas y rituales", con "cambiantes ocupaciones ocasionales o estacionales" de la zona, más que a una "densa ocupación permanente" y con carácter urbano.

No hay comentarios: